* EN CASTELLANO *

El Euskara en Osakidetza

  • El euskara es la lengua propia de Euskal Herria y elemento cohesionador. Los diferentes marcos administrativos y leyes fragmentan a nuestro pueblo y le impiden tener una Política Linguística propia.
  • Es inaceptable que siendo el euskara cooficial en la CAV desde hace 30 años, todavía no se garantice el derecho de la ciudadanía a recibir la asistencia sanitaria en euskara.
  • Para que se de una asistencia sanitaria de calidad es importante que se establezca una comunicación de confianza con el paciente. No habrá un servicio asistencial de calidad por parte de Osakidetza hasta que no se garantice el derecho de la ciudadanía a ser atendidos en la lengua propia de este país.
  • Los trabajadores de Osakidetza tenemos derecho a atender, crear, comunicarnos… en euskara, derecho de que sea nuestro idioma de trabajo.
  • Servicio, trabajo y comunicación bilingue. El único modo de garantizarlo es que los trabajadores de Osakidetza seamos bilingues. Progresivamente, lo antes posible, hay que llegar a ese escenario.

Sobre el II. plan de Euskara de Osakidetza

  • Normalización del euskara=perfiles+traducciones es una ecuación totalmente erronea. Normalizar el uso del euskara supone garantizar que sea un idioma de servicio, de trabajo y de comunicación. Y se debe de conseguir de un modo planificado, progresivo y ordenado.
  • A día de hoy no están garantizadas las inversiones tanto económicas como de recursos humanos que se requieren para desarrollar el plan.
  • Para que sea efectivo, el plan debe de garantizar, tanto en su diseño como en su aplicación, la participación y liderazgo compartido de los trabajadores de Osakidetza.

¿Qué podemos hacer?

  • Centro a centro, departamento a departamento, día a día, exigir el respeto de nuestros derechos linguísticos. Como primer paso exigiendo el cumplimiento de los compromisos asumidos por Osakidetza en el Plan de Euskara.
  • La denuncia firme y pública de todas las violaciones de nuestros derechos linguísticos.
    Impulsando dinámicas en favor del Euskara.

¿Cómo?

Solicitando e impulsando mecanismos, medios, ayudas,,, para que el euskara sea idioma de servicio y de trabajo.

Zorionak

  • Queremos felicitaros a todos los que durante años habeis puesto todo vuestro tiempo, esfuerzo y voluntad en aprender y usar el euskara.
  • LAB quiere mostrar su firme compromiso para lograr que el euskara tenga el lugar que se merece en Osakidetza.
  • Gracias al esfuerzo y lucha de los trabajadores conseguiremos el servicio de salud que se merece Euskal Herria: público, gratuito, de calidad, y euskaldún, por supuesto!

…………………………………………………………………………………………………………………………………………

Pero, ¿es que hay algún problema con el euskera en Osakidetza?

En el informe de evaluación, realizado por la propia Osakidetza, sobre el I. Plan de Euskera, nos encontramos con una bonita lista de “aspectos a mejorar” que nos da una idea de cuál es la situación en la que nos encontramos. He aquí algunos de estos puntos:

1. PAISAJE LINGÜÍSTICO E IMAGEN CORPORATIVA

  • En el caso de los rótulos exteriores variables, la presencia del euskera suele ser bastante baja. En la mayoría de los casos es debido a que dichos carteles son instalados por empresas subcontratadas (por ejemplo, en casos de obras) que no cumplen los criterios lingüísticos establecidos por Osakidetza. El índice de cumplimiento no alcanza el 50%.
  • En la rotulación variable interna, en su mayor parte creada por el personal de las organizaciones, aún encontramos bastantes carteles o rótulos redactados únicamente en castellano en casi todos los centros. Se trata de un aspecto negativo a mejorar en el próximo periodo de planificación.
  • También ha de exigirse el respeto a las dos lenguas oficiales en los carteles sobre salud, seguridad o calidad, publicados por otras asociaciones o entidades ajenas a Osakidetza, y colocados en pasillos, consultas, salas de espera…
  • Algunas organizaciones no garantizan los contenidos bilingües en sus páginas web (Intranet y Extranet). Este sería un aspecto a mejorar. Además, en la mayoría de las organizaciones existe una completa dependencia de la traducción para la generación de textos en euskera, y gran parte del personal técnico que gestiona las webs no está capacitado para manejar la información en las dos lenguas oficiales. Por otro lado, en el caso de documentos o archivos anexados, se han encontrado elementos redactados únicamente en castellano.
  • Si bien muchas organizaciones garantizan la presencia del euskera en sus revistas o boletines, la presencia de tal lengua debería aumentarse siguiendo las pautas propuestas en el Plan de Euskera. Sería necesario que los artículos de mayor interés y actualidad también se publicasen en euskera y que la presencia proporcional del euskera aumentase al menos hasta alcanzar el índice de población euskaldún.
    Ante la proliferación de nuevos canales de comunicación con los pacientes y usuarios (blogs, redes sociales…), han de fijarse sólidos criterios lingüísticos a fin de que el euskera no reciba un trato desfavorable con respecto al castellano, como está sucediendo en la actualidad.
  • En lo referente a los actos públicos (jornadas, congresos, presentaciones, ruedas de prensa…), la presencia del euskera solo tiene cabida en los programas, convocatorias y normalmente también en el saludo inicial. Salvo en muy pocas ocasiones, no se utiliza para el desarrollo de los contenidos, ponencias, etc., y tampoco en los documentos o materiales que se reparten en el acto.
  • Muchas de las revistas o boletines informativos de las organizaciones de servicios garantizan la presencia del euskera, pero el porcentaje de contenidos en euskera suele ser inferior al del castellano. Además, en muchos casos los artículos que se publican en euskera son aquellos que hacen referencia o bien al euskera o a las noticias de menor actualidad. Sería necesario que los artículos de mayor interés y actualidad también se publicasen en euskera y que la presencia proporcional del euskera aumentase al menos hasta alcanzar el índice de población euskaldún.
  • Algunas de las plantillas de documentos de diversas organizaciones no son bilingües, o priorizan el castellano, de manera que se advierte la necesidad de que sean examinadas y renovadas acorde a los criterios lingüísticos de la entidad.

2. RECEPCIÓN

  • Puesto que aún son numerosas las organizaciones de servicios que no garantizan la recepción en euskera (el nivel de cumplimiento ronda el 50%), es importante que en todas ellas se establezcan las medidas y mecanismos necesarios (reuniones con el personal de recepción, trípticos sobre el protocolo de atención en las lenguas oficiales, guías para ayudar en la recepción en euskera, etc.) a fin de que tanto en la recepción presencial de usuarios/as como en la telefónica se cumplan los criterios de uso de las lenguas oficiales y, por tanto, se salude en euskera y se continúe en dicha lengua si el usuario/a se comunica en ella.
  • También ha de evitarse que, como ocurre aún en bastantes lugares, los/as profesionales que no realizan la recepción en euskera (la mayoría de las veces porque desconocen la lengua) no faciliten la atención por parte de un/a profesional euskaldún a aquellos usuarios/as que se dirigen a la recepción en euskera.
  • Recomendamos a su vez, realizar seguimientos periódicos del cumplimiento de los criterios lingüísticos en recepción, y adoptar medidas correctoras en función de los resultados obtenidos.
  • En algunas organizaciones los contestadores telefónicos están únicamente en castellano. Por lo tanto, sería conveniente ir modificando los mensajes de los mismos, para garantizar el uso del euskera en todos ellos. En algunas organizaciones de servicio el contestador automático ofrece la posibilidad de elección del idioma, pero cuando el usuario se pone en contacto con el profesional, a menudo, el profesional no respeta la elección de euskera.
  • Se constata que el personal de seguridad, que en muchas organizaciones realiza tareas de recepción, en casi ningún caso atiende en euskera a las personas usuarias que solicitan su servicio. De tal manera, se recomienda que en adelante, en los contratos de las empresas de seguridad, se exija el conocimiento del euskera por parte del personal que haga tareas de recepción, se explicite cómo deben usarse las lenguas oficiales y se prevea un seguimiento sobre la utilización real del euskera.
  • Aunque la presencia de sistemas de megafonía en Osakidetza cada vez es menor, ya que poco a poco van sustituyéndose por pantallas bilingües, en los diversas centros en que aún funciona han de tomarse medidas concretas de cara a garantizar el uso del euskera, pues el nivel de cumplimiento actual es bastante bajo.

3. RELACIONES CON PACIENTES Y USUARIOS/AS

  • Si bien una parte importante de la documentación asistencial que se entregan a los/las pacientes está en euskera y castellano, aún existen muchos documentos solamente en castellano. Se observa, además, una gran multiplicidad de documentos y falta de criterios unificados en cuanto a los estilos y la terminología utilizada. A veces, un documento concreto es bilingüe en algunas organizaciones y se usa solo en castellano en otras. Por todo ello, se recomienda el establecimiento de criterios que lleven a garantizar el uso de las dos lenguas oficiales en este tipo de documentos, así como la puesta en marcha de un proceso corporativo de unificación y normalización documental.
  • Tanto en la documentación utilizada en los servicios de información y recepción como en la documentación asistencial, se han encontrado elementos que, si bien son bilingües, no cumplen el criterio de priorización del euskera, o que están parcialmente traducidos.
  • También hemos encontrado documentación asistencial que en algunas organizaciones está disponible en ambos idiomas y en otras únicamente en castellano (tablas de ejercicios, dietas…)
  • Convendría estudiar la posibilidad de disponer de los historiales clínicos redactados en las dos lenguas oficiales, para lo cual se requiere de un estudio en profundidad, analizando los aspectos que influirían en el proceso de creación y explotación de información de los mismos: la posibilidad de traducir los textos que se vayan incluyendo en los historiales clínicos, el nivel de desarrollo, consolidación y divulgación del lenguaje médico, de enfermería y bioquímico en euskera, las complejidades tecnológicas…
  • El nivel del uso escrito del euskera decae de manera considerable cuando los/as profesionales cumplimentan la documentación o realizan labores de redacción. Una formación específica dirigida a este objetivo concreto podría ayudar a incrementar el uso del euskera.
  • En todas las organizaciones no se han transmitido de manera adecuada los criterios lingüísticos de recepción y atención a las personas usuarias, ni a los/as jefes/as de unidad ni, por medio de éstos/as, al resto de la plantilla.
  • En diversas organizaciones se han observado dificultades para proporcionar atención en euskera en algunas unidades, ya sea por el bajo número de empleados vascoparlantes, por el nivel de euskera de éstos, por las dificultades para comunicarse con los usuarios/as euskaldun zaharrak, etc. Es deber de cada organización de servicios detectar estos problemas y proponer las soluciones más apropiadas para superarlos.

4. SERVICIO

  • En todas las organizaciones, sería conveniente realizar un estudio de los servicios en los que se puede garantizar un servicio asistencial en euskera y comunicar tal hecho a la ciudadanía.
  • Como se ha hecho ya en algunas comarcas, sería muy interesante que, en la medida de lo posible, las organizaciones de Atención Primaria comunicaran y facilitaran a los ciudadanos/as la posibilidad de elegir médico o pediatra vascoparlante.
  • También sería importante asegurar un circuito de atención en euskera (desde la Atención Primaria a las diferentes especialidades) para aquellos ciudadanos que deseen ser asistidos en euskera.
  • Aunque en Osabide existe la posibilidad de registrar la prioridad lingüística de las personas usuarias, en la mayoría de organizaciones de servicio no se hace uso de dicha opción. Algunos trabajadores/as ni siquiera la conocen. Osakidetza debería establecer medidas a nivel corporativo de cara a registrar y respetar sistemáticamente la opción lingüística de las personas usuarias, diferenciando la opción lingüística oral de la escrita.
  • Si bien algunas organizaciones han establecido medidas de cara a identificar al personal capacitado para atender en euskera, la mayoría no ha identificado a sus trabajadores bilingües. En muchos casos se han repartido rótulos de mesa, que han tenido un uso desigual; no obstante, salvo en escasas organizaciones, apenas se han utilizado soportes para identificar al personal de enfermería o celador que ha de moverse a diferentes lugares, ni ha habido identificaciones nominales en consultas, etc.

5. EMPRESAS PROVEEDORAS

  • Las organizaciones de servicios deben tomar medidas de cara a proponer y, siempre que sea posible, entablar relaciones en euskera con las empresas proveedoras, ya que hasta ahora la gran mayoría de las comunicaciones son en castellano, tanto de forma hablada como escrita.
  • Si bien algunas organizaciones exigen en los pliegos de contratación que las empresas proveedoras (sobre todo las que trabajan cara al público) cumplan una serie de criterios lingüísticos, posteriormente no se realiza seguimiento sobre el cumplimiento de los mismos.
  • No se ha constatado la creación de una relación de empresas proveedoras capaces de ofrecer sus servicios o productos en euskera.

6. ENTIDADES FINANCIERAS

  • El uso del euskera con las entidades financieras es muy escaso, tanto de forma oral como escrita. Sabido que algunas de ellas están implementando planes de normalización lingüística, se les puede proponer una serie de acciones para avanzar de forma conjunta en la normalización del uso del euskera.

7. ADMINISTRACIÓN

  • El uso del euskera con las diferentes administraciones públicas varía considerablemente de una organización de servicios a otra. Por el importante papel que juegan las diferentes administraciones como motores del uso del euskera en ámbitos formales en los que hasta ahora tenía escasa presencia, sería interesante establecer circuitos administrativos bilingües con los departamentos correspondientes de la administración local, foral y autonómica general, especialmente con los ayuntamientos y el Departamento de Sanidad.
  • Además, debemos tener en cuenta que muchas de estas administraciones están desarrollando sus planes de normalización, por lo que podrían convertirse en aliadas a la hora de promover el uso del euskera.

8. OTRAS RELACIONES EXTERNAS

  • Sería interesante que todas las organizaciones analizasen la posibilidad de establecer alianzas con otras entidades y organismos (universidades, colegios médicos y de enfermería, asociaciones de enfermos…), a fin de avanzar en la normalización del uso del euskera.

9. PAISAJE LINGÜÍSTICO DEL ENTORNO DE TRABAJO

  • En la mayoría de las organizaciones de servicios, la rotulación y cartelería del entorno laboral deberían cumplir los criterios de bilingüismo establecidos, ya que casi todos los rótulos, etiquetas, archivos, carpetas, máquinas… están solamente en castellano.
    También debería exigirse, en muchas organizaciones, el cumplimiento de los criterios lingüísticos fijados, en relación a las inscripciones y mensajes de funcionamiento del equipamiento general: maquinas de café, bebidas y alimentos.

10. RECURSOS HUMANOS

  • En la mayoría de las organizaciones de servicios, hay comunicaciones al personal trabajador que todavía se muestran en los tablones informativos redactadas únicamente en castellano.
  • En casi ninguna organización se gestiona adecuadamente el registro de la elección de idioma prioritario del personal. Por una parte, en muchas de ellas no se ha comunicado ni animado al personal vascoparlante a registrar el euskera como su idioma de preferencia en cuanto a las relaciones con la organización en la que trabaja, y, por otra, en las organizaciones en que se ha comunicado y registrado la lengua de preferencia, no se tiene en cuenta esta elección a la hora de enviar las comunicaciones a los empleados/as.
  • El protocolo de acogida de nuevas incorporaciones también ha de mejorarse en ciertos aspectos. Si bien es cierto que en las entidades que reparten un manual de acogida éste suele estar en las dos lenguas oficiales, en el mismo no se suele informar ni sobre los derechos lingüísticos de los ciudadanos/as ni sobre las pautas de uso de las lenguas oficiales que han de llevarse a cabo en el trabajo diario. Además, el acto de acogida (explicaciones orales sobre el lugar de trabajo, las tareas a realizar, etc.) se realiza siempre en castellano, sin tener en cuenta la lengua de preferencia del trabajador/a.

11. FORMACION LABORAL

  • Dada la importancia de la formación continuada de cara a que los trabajadores/as incorporen el euskera a sus tareas de una manera natural, la oferta de cursos en euskera debería ser inexcusablemente ampliada, ya que el porcentaje de cursos ofrecidos en euskera es prácticamente nulo (alrededor del 1% de los cursos ofertados).
  • Asimismo, en la documentación utilizada en los cursos de formación continuada deberían cumplirse de forma total los criterios de bilingüismo de la entidad.
  • Siguiendo el precedente de las organizaciones de servicios que han comenzado a realizar sesiones de formación específica en euskera (cursos, sesiones clínicas, talleres…), todas las organizaciones deberían ofertar un porcentaje de su formación específica en euskera.
  • Tras un primer periodo de planificación en el que principalmente se ha sustentado aumentar el conocimiento del euskera por parte del personal de Osakidetza (sobre todo el de las unidades clasificadas de prioritarias en el Plan de Euskera), sería interesante que a partir de ahora se diese un especial impulso a los cursos de práctica oral y al adiestramiento para el trabajo bilingüe, adecuados ambos a las necesidades de cada organización, y siempre con el objetivo de incrementar el uso del euskera tanto en las relaciones externas como internas de la entidad.
  • Es importante trabajar la falta de seguridad y el miedo a comunicarse en euskera de un gran porcentaje de trabajadores/as que, habiendo conseguido un buen nivel de euskera e incluso habiendo acreditado el perfil lingüístico correspondiente, no se sienten capacitados/as para desarrollar su trabajo en euskera.
  • También es imprescindible familiarizar a los empleados/as euskaldunes con el lenguaje técnico de su área de trabajo, pues muchos de ellos/as confiesan su reticencia a relacionarse en euskera con los usuario/as por la inseguridad que les crea el no dominar ese tipo de lenguaje. Las sesiones de adiestramiento también podrían estar orientadas a ese fin.
  • En las zonas de mayor densidad de población vascoparlante (en comarcas rurales de Gipuzkoa, pero mayormente en lugares donde se habla el dialecto vizcaíno), se aprecian dificultades por parte de algunos trabajadores/as que han aprendido euskera en edad adulta a la hora de entenderse con los usuarios/as euskaldun zaharrak.
  • Sería recomendable realizar un estudio y la oportuna reflexión sobre la adecuación de la oferta de aprendizaje del euskera a las características de la plantilla de Osakidetza (edad media, jornadas laborarles, tipo de actividad, duración de las liberaciones), y asimismo realizar un seguimiento exhaustivo a los procesos de acreditación.

12. RECURSOS INFORMÁTICOS

  • En relación a las aplicaciones informáticas de carácter corporativo utilizadas en el trabajo diario en Osakidetza (Osabide, Eginbide, SAP, Zaineri, Global Clinic,…), sería importante hacer una planificación a fin de introducir en ellas el euskera de una forma progresiva. Podría comenzarse, por ejemplo, por los documentos que originan tales aplicaciones y que se utiliza de cara a los pacientes y usuarios/as.
  • Puesto que con la nueva maqueta informática corporativa el sistema operativo y los programas de ofimática pueden ser cambiados al euskera y utilizados en esa lengua a voluntad de cada trabajador/a, sería interesante comunicar, animar y formar al personal euskaldún para que los utilicen en euskera. Con ello, además, se podría crear un registro de las personas que desean disponer de software en euskera en cada organización.
  • También sería conveniente instalar y enseñar a utilizar al personal euskaldún de la entidad herramientas importantes de apoyo al trabajo en euskera, como correctores ortográficos, diccionarios electrónicos, diccionarios y bases de datos terminológicos, gramáticas online, etc.

13. COMUNICACIÓN HORIZONTAL Y VERTICAL

  • El idioma de trabajo en la práctica totalidad de las organizaciones de servicios de Osakidetza es el castellano; salvo en escasas excepciones, las relaciones entre trabajadores/as se desarrollan principalmente en este idioma, así como la casi totalidad de reuniones de trabajo. Esto ocurre muchas veces cuando todos o la mayoría de los trabajadores/as participantes en una actividad, un proceso o una reunión concreta son vascoparlantes, o al menos entienden bien el euskera. Por tal motivo, es necesario comenzar a incidir de cara a modificar paulatinamente dicha situación. Por ejemplo, podría ponerse en marcha algún proyecto para cambiar las costumbres lingüísticas e inercias de compañeros/as euskaldunes cuyo idioma formal de trabajo es el castellano. También podrían establecerse criterios para que antes de cada reunión se analice si es posible llevarla a cabo en euskera.
  • Respecto a las reuniones, tanto de trabajo como generales, en algunas organizaciones el euskera ha empezado a tener presencia en las convocatorias, actas e incluso en algunos de los documentos que se entregan a los participantes. Son medidas interesantes que podrían generalizarse a través del nuevo Plan de Euskera.
  • Deberían establecerse mecanismos para que tanto en las diferentes direcciones como en los departamentos de personal de todas las organizaciones de servicios se garantice la atención a la plantilla en euskera. Y al mismo tiempo, sería conveniente trabajar la sensibilización de la plantilla vascoparlante a fin de que se dirija en euskera a tales direcciones y al departamento de personal.
  • Hay organizaciones de servicios en las que todavía se aprecian sensibilidades y actitudes contrarias al euskera por parte de algunos/as trabajadores/as que viven el euskera como una imposición. Sería necesario cambiar estas actitudes y sensibilizar al personal para superar este tipo de resistencias.

14. SISTEMAS DE GESTIÓN

  • Sería interesante revisar la documentación relacionada con la calidad en todas las organizaciones y establecer prioridades para traducir aquellos documentos de mayor divulgación, ya que en la gran mayoría organizaciones este tipo de documentos está exclusivamente en castellano.

15. ESTRATEGIA Y GESTIÓN GENERAL

  • Es recomendable que todas las organizaciones, sin excepciones, dispongan de la documentación relacionada con la estrategia y gestión general (Plan Estratégico, planes de gestión, documentos de contabilidad…) en las dos lenguas oficiales.
  • En la misma línea, sería conveniente ir traduciendo paulatinamente los documentos relacionados con la gestión económico-financiera.

16. POLÍTICA LINGÜÍSTICA

  • Para avanzar en el proceso de normalización del euskera en la entidad, es conveniente que la Dirección General de Osakidetza fortalezca su liderazgo con relación al desarrollo e impulso del Plan de Euskera.
  • El ámbito de aplicación del Plan de Euskera de Osakidetza es la totalidad de las organizaciones que componen el Ente, de manera que todas ellas, sin excepción, deben cumplir los preceptos fijados en el Plan, y todas ellas deben llevar a cabo su propio plan específico de normalización. Asimismo, en la planificación lingüística deberían ser incluidas también aquellas sociedades u organismos vinculados a Osakidetza o cuya labor se desarrolla en el ámbito de la entidad (Osatek, facultades de medicina y enfermería de la UPV, asociaciones de enfermos y donantes de sangre, ambulancias, etc.)
  • Con respecto a la normalización del euskera en cada organización de servicios, es el conjunto de la Dirección de cada ente quien debe asumir y compartir el liderazgo, el compromiso y la promoción de su Plan de Euskera, así como intentar convertirse en ejemplo para la plantilla en todos los temas referentes al uso del euskera.
  • Seria conveniente vincular las direcciones corporativas de Osakidetza con las direcciones de las organizaciones en lo que respecta a la adopción de medidas de normalización en áreas de responsabilidad compartida, como son los sistemas informáticos, la contratación de bienes y servicios, la formación continua y las medidas generales de calidad.
  • El liderazgo y compromiso compartido de las diferentes direcciones ha de llevar al desarrollo de los planes de euskera de una manera transversal, es decir, los criterios y medidas del plan han de extenderse y aplicarse a las diferentes direcciones y, por medio de ellas y de sus mandos intermedios, a todas los servicios y unidades de las organizaciones de servicios.
  • Con el fin de evitar que, como hasta ahora, las tareas de normalización del euskera se concentren en la Dirección de Personal, sería conveniente que los planes de euskera y las estructuras y recursos para su desarrollo se sitúen estructuralmente en las gerencias o direcciones generales de cada organización de servicios. De tal manera, sería más fácil extender el liderazgo a toda la organización y poder implantar el Plan con la transversalidad necesaria.
  • Siguiendo el ejemplo de las organizaciones de servicios que han integrado el Plan de Euskera en sus planes estratégicos y planes de gestión, se considera importante la inserción de los objetivos y medidas de normalización lingüística en los documentos maestros de gestión de cada una de las organizaciones, pues ello es una garantía para el mejor desarrollo y seguimiento del Plan de Euskera.
  • Los planes de euskera de las organizaciones de servicio deberían establecer sus propios sistemas de seguimiento y evaluación.
  • Todas las organizaciones deberían poner en marcha programas específicos de normalización del uso del euskera en cada servicio o unidad, a fin de optimizar la materialización del plan en cada unidad.
  • Sería recomendable que cada organización de servicios confeccionase y llevase a cabo un plan de comunicación relacionado con el Plan de Euskera, a fin de poder transmitir de una manera más directa a toda la plantilla (y especialmente a los empleados/as de las unidades prioritarias) los objetivos, criterios lingüísticos y pautas a seguir en el trabajo diario.
  • Tal y como muchos profesionales han sugerido en esta evaluación, sería interesante incluir entre las unidades prioritarias en la normalización del euskera a todas las unidades de atención infantil, a la hospitalización a domicilio, a la atención a la mujer, a los departamentos de personal, economía, etc.
  • Sería conveniente que Osakidetza diseñara un protocolo para el registro y seguimiento de todas las quejas y reclamaciones recibidas en cada una de las organizaciones de servicios en relación a la gestión lingüística, tanto las presentadas en los servicios de atención al paciente y usuario como las enviadas por organismos como Elebide o Behatokia.

17. PERSONAS

  • Sería conveniente mejorar la implicación y participación permanente de los trabajadores/as en el desarrollo del Plan de Euskera, muy especialmente la de los mandos intermedios y jefes/as de servicios y unidades, debido a su papel transcendente en la comunicación e inserción de los criterios lingüísticos en las pautas de trabajo de cada unidad.
  • También sería interesante designar a los referentes o impulsores de las medidas del Plan de Euskera en cada una de las unidades prioritarias, y dotarles de una mínima dedicación para que desarrollen tal trabajo y se coordinen con los responsables de euskera de cada entidad.

18. RECURSOS

  • Muchas organizaciones de servicios deberían realizar un análisis pormenorizado de todas aquellas labores que han llevar a cabo en torno a la normalización del euskera (Plan de Euskera, traducciones, gestión administrativa, adiestramiento del personal…) y, en función de ello, deberían dotarse de la organización, de los medios y del personal y la dedicación más apropiada para ello.
  • Asimismo, es conveniente que cada organización desligue las tareas de normalización de las de traducción, y respecto a estas últimas, que defina su política de traducción y los recursos necesarios para llevarla a cabo de la manera más eficaz.
  • Debido a su papel fundamental para organizar, poner en marcha, coordinar y hacer seguimiento de las medidas de normalización del Plan de Euskera, todas las organizaciones de servicios han de contar con de un/a responsable técnico del Plan a tiempo completo. Además, las organizaciones que aún no cuentan con un/a responsable técnico de la categoría profesional de Técnico de Normalización del Euskera deberían valorar tal posibilidad, a fin de disponer de un/a profesional que reúna la formación y capacitación necesarias para llevar a cabo todos los trabajos técnicos inherentes al Plan.
  • También deben reactivarse y reorientarse las comisiones de euskera. En casi todas las organizaciones de servicios estas comisiones se crearon al comienzo del periodo de planificación, con la estructura que el Plan dispone, pero su carácter meramente informativo y las pocas aportaciones de sus miembros al desarrollo del Plan hicieron que en la mayoría de las organizaciones no se hayan reunido desde la evaluación parcial de 2008-2009. Solo en unas pocas organizaciones, donde se ha renovado y se dado un nuevo enfoque a la Comisión de Euskera, se ha conseguido que actúe con eficacia. En el nuevo Plan de Euskera las comisiones de euskera han de ser el foro donde se tomen las principales decisiones de cara a un eficaz cumplimiento de las medidas del plan de euskera, por lo que deberán reunirse con una mínima asiduidad, tomando parte en ella los principales agentes responsables de la promoción, difusión y desarrollo del Plan.
  • Asimismo, seria recomendable la constitución de comisiones técnicas para la orientación del Plan de Euskera en la Atención Primaria y Atención Especializada. Estas comisiones podrían estar compuestas por una representación de los directores de personal, gerentes, directores médicos, de enfermería y de gestión económica, y también podrían contar con la presencia del Servicio de Euskera Corporativo.
  • En todas las organizaciones de servicios deberían ponerse a disposición de los trabajadores/as euskaldunes diferentes recursos para poder utilizar el euskera correctamente: modelos de escritos, guías con vocabulario y conversaciones tipo para relacionarse con los pacientes, diccionarios…
  • Respecto al protocolo de traducción, cada organización debería establecer el suyo propio y, a su vez, comunicárselo y hacérselo cumplir a todo su personal, muy especialmente a quienes crean o utilizan textos escritos, ya que con su cumplimiento se garantiza que la documentación creada o modificada sea traducida al euskera y que la lengua utilizada sea de calidad.
  • Sería conveniente que el Plan de Euskera contase con un presupuesto específico en todas las organizaciones, puesto que en aquellas en que se ha dispuesto de tal presupuesto específico se han desarrollado más acciones de fomento del uso euskera dirigidas al personal.

19. CRITERIOS CALIDAD CORPUS

  • Las organizaciones de servicios deberían hacer un mayor esfuerzo para que, paulatinamente, parte de la información disponible en sus páginas web se vaya generando en euskera, ya que hoy en día se crea todo en castellano y se traduce posteriormente al euskera.
  • Puesto que en la situación actual del euskera en Osakidetza es casi imposible divulgar y normalizar la terminología de un modo natural y solamente por medio de los especialistas, el Ente debería impulsar un trabajo terminológico sistemático, dirigido a recabar, ampliar, propagar y normalizar la terminología en euskera de su ámbito. Este trabajo es una tarea importante de normalización, pues la expansión de una lengua minorizada en ámbitos de especialidad solo es posible si posee una terminología capaz de vehicular la comunicación especializada. Este trabajo terminológico, se podría llevar a cabo, por ejemplo, con la creación de una unidad de terminología, encargada tanto de materializar las labores terminológicas (recopilación de términos, vaciado de textos, elaboración de fichas terminológicas…) como de difundir la terminología y crear canales de comunicación entre los especialistas y mediadores lingüísticos. También podría conformarse una Comisión de Terminología, compuesta por expertos, a fin de fijar las prioridades y criterios a seguir por la unidad de terminología, dar el visto bueno a las nuevas propuestas de la unidad, determinar la jerarquía entre términos homólogos, etc.
  • Con el fin de seguir cuidando e incluso mejorando la calidad del euskera utilizado en sus textos y publicaciones, Osakidetza podría definir algunos criterios de estilo, al igual que han hecho otras administraciones de la CAV.

20. FECHAS DE PRECEPTIVIDAD

  • Si bien el porcentaje medio de las plazas a las que se les ha asignado fecha de preceptividad, supera el índice mínimo establecido, este índice no se cumple unidad por unidad, lo cual debería corregirse en el siguiente periodo de planificación.
  • Sería conveniente dar un paso adelante en la política de implantación de fechas de preceptividad en algunas organizaciones, ya que la implantación de fechas ayuda en la consecución del objetivo de dar respuesta a la demanda lingüística de las personas usuarias.
  • Sería interesante la asignación de fechas de preceptividad a puestos de los departamentos de recursos humanos, con vistas a poder garantizar la atención en euskera a la plantilla. Creemos que incidiría positivamente en la consecución de los objetivos del Plan referentes a las relaciones internas.
  • Sería interesante que todas las organizaciones tuviesen en cuenta la posibilidad de trasladar la preceptividad a puestos con mejor perspectiva de acreditación, siempre dentro de las unidades de máxima prioridad.

21. ACREDITACIÓN DE LOS PERFILES LINGÜÍSTICOS

  • En primer lugar, sería interesante realizar una reflexión sobre la idoneidad del régimen de perfiles lingüísticos asignados a las plazas de carácter asistencial, concretamente si el perfil lingüístico 2 (nivel B2 del Marco Común Europeo de Lenguas) se ajusta a las necesidades lingüísticas de los profesionales de ciertas categorías, dependiendo de las funciones diarias del puesto y del nivel académico exigido para acceder a la plaza.
    Se ve conveniente continuar facilitando formación de euskera con el fin de lograr que el personal acredite los perfiles correspondientes a sus puestos de trabajo, pero siempre con el objetivo final de formar al personal para ofrecer un servicio bilingüe de calidad.
  • Por la misma razón, se advierte la necesidad de aplicar una política de contratación que a la larga sea más rentable que la de ir formando en euskera a las personas contratadas sin tal requisito.
  • Sería conveniente reforzar las acreditaciones con cursos de apoyo de distinta índole, sobre todo dirigidos a adquirir destrezas de práctica hablada.

22. EXENCIONES

  • El porcentaje de personas exentas en plazas con euskera preceptivo en las unidades de prioridad 2 ha aumentado ligeramente en los últimos años, ha pasado del 6,6% en 2008 al 7,0% en 2012. No es un número demasiado alto, pero debería vigilarse, sobre todo en las unidades prioritarias en que se detectan problemas para garantizar la atención bilingüe a los ciudadanos/as.
  • Se estima conveniente adoptar algún tipo de medida encaminada a evitar, en la medida de lo posible, que personas exentas de acreditar el perfil sin conocimientos de euskera desempeñen tareas de cara al publico en unidades de atención al cliente.

Información sobre los informes de evaluación de las Organizaciones de Servicio.

Advertisements

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Aldatu )

Connecting to %s